UN AÑO SIN UN BUEN HOMBRE

Un año ha pasado ya desde que mi amigo, nuestro amigo Juan Francisco García Medina se marchara al Cielo aquel 15 de junio 2012, y su recuerdo en mi corazón, en nuestros corazones permanece más vivo que nunca. ¿Cómo  olvidar todo el amor y generosidad que nos ofreció durante toda su vida? A medida que voy cumpliendo años, y ya son algunos, tengo más presente en mi memoria sus palabras, su ejemplo de entrega a los demás, como costalero, como capataz de su querida Hermandad de Jesús Cautivo y  Rescatado (Medinaceli) y María Stma. de la Trinidad, su etapa en el Consejo de Hermandades y Cofradías de esta ciudad, todos los actos de convivencia  cristiana, en la A.C. Banda de Cornetas y Tambores Santa Bárbara y su amor a su ciudad La Línea de la Concepción.

Porque Juan Francisco era, sobre todo, un hombre bueno en el “machadiano” sentido de la palabra. Humilde, disciplinado, tranquilo, generoso, paciente, de hondos principios morales que transmitía sin sermones, a través de su ejemplo de seriedad y esfuerzo. Esa clase de personas que cuando se enfadan lo hacen hacia dentro para no ofender, para no agredir a nadie. Una persona siempre presto al favor, a la ayuda, al consejo preciso y acertado.

Repican en mi cabeza muchas frases tuyas, pero una, tiene para mi una especial cualidad, una, que a mi me gusta reproducir y, que pienso que podría  resumir bien tu calidad humana, estimulando  a  todos aquellos que te saludábamos y nos reconfortaba con tu ejemplo: “HERMANO”.

Por nuestro amigo Juan Francisco, en el Cielo, y por su familia, en la tierra, pido a Dios todos los días.

Un abrazo Juan Francisco García Medina (D.E.P.)

Eduardo J. Rodríguez García

Deja una respuesta