EL MAL TIEMPO NO IMPIDIO LA CELEBRACION DEL ROSARIO DE ANIMAS

“El máximo enigma de la vida humana es la muerte”. Sin embargo, la fe en Cristo convierte este enigma en certeza de vida sin fin. Él proclamó que había sido enviado por el Padre “para que todo el que crea en Él no muera, sino que tenga la vida eterna” (Jn 3,16).

Así el pasado 2 de Noviembre, la Parroquia de San Pedro de La Línea de la Concepción, junto a toda la Iglesia universal, celebró una solemne Eucaristía en sufragio por todos los fieles difuntos, presidida por el Párroco D. Juan Enrique Sánchez Moreno, con una gran afluencia de fieles y acolitada por el Grupo Joven de la Hdad. de Jesús del Perdón y María Stma. de la Salud. Nada más útil para los difuntos que nuestra oración, las flores se marchitan, las lágrimas se secan, la oración los ayuda a purificarse para llegar a su encuentro definitivo con el amor de Dios. Ya el libro de los 2 Macabeos dice “porque santo y saludable es el pensamiento de orar por los difuntos para que queden libres de sus pecados” (12,46).

Al término de la misma se procedió al tradicional Rosario de Ánimas en el interior del templo, ante las inclemencias meteorológicas. En un clima de recogimiento y oración se rezaron los misterios dolorosos del Santo Rosario, interpretándose entre los misterios piezas de capilla que ayudaban más si cabe a la meditación y la oración. Durante el canto de las letanías de la Stma. Virgen la imagen de Ntra. Sra. de la Salud portada por sus costaleras se acercó hasta la puerta de la Iglesia pasando por la vía sacra, regresando del mismo modo y quedando situada a los pies del altar.

Destacar la Solemnidad con la que iba vestida la Reina de San Pedro con su manto negro en memoria por los fieles difuntos, el cual aguardaba un pergamino con muchos de los nombres en memoria de todos y cada uno de ellos.

Textos Jesús Asencio Pérez

Fotografías: Ildefonso Pérez López y Jesús Asencio Pérez.

Deja una respuesta